Junto al CONIAF, busca favorecer sistemas productivos no contaminantes.-

0
968

Nota enviada.-
DIARIO VISION.-Santo Domingo.- Con el objetivo de favorecer el desarrollo de sistemas productivos menos contaminantes, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), promueve un mayor empleo de bioinsumos comerciales de uso agrícola en la República Dominicana.

En coordinación con el Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (CONIAF), y otras instituciones locales, el organismo regional anunció la ejecución en el país de un proyecto para desarrollar la institucionalidad del subsector de bioinsumos comerciales.

Frank Lam, representante del IICA en la república Dominicana, informó que el proyecto se enmarca dentro del Plan de Mediano Plazo (PMP) de esa institución, y busca apoyar una agricultura que permita el bienestar de las organizaciones rurales de productores.

Indicó que el tema de la institucionalidad de los bioinsumos agrícolas comerciales es fundamental para posicionar al país en un mundo cada vez más competitivo, lo cual depende mucho de la capacidad de las instituciones para responder a las exigencias cada vez mayores de los mercados.

Mientras, Juan Chávez, director del CONIAF, indicó que el uso de inoculantes biológicos y bioplaguicidas en la agricultura mejoran la productividad y competitividad del sector, la adaptación al cambio climático, y la seguridad alimentaria y nutricional, lo que hace más eficiente la gestión de los territorios rurales.

“Lo que buscamos es elevar nuestra agricultura y convertirla en dinámica y sostenible”, expresó Chávez, quien enfatizó en la necesidad de crear las políticas del subsector de los bioinsumos agrícolas, incluyendo su marco regulatorio.

Ambos funcionarios se refirieron al tema en el taller “Desarrollo de la institucionalidad del subsector de bioinsumos comerciales de uso agrícola (inoculantes y plaguicidas biológicos) para favorecer una agricultura menos contaminante en Paraguay, República Dominicana y Guyana”.

Con esta actividad, que tuvo efecto en el Instituto de Innovación en Biotecnología e Industria (IIBI), el IICA socializó los alcances nacionales del proyecto con personal del CONIAF, del Comité Nacional para la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (CMNSF), y del Departamento de Sanidad Vegetal, del Ministerio de Agricultura, entre otros.

El mayor impacto esperado lo tendrán los productores agrícolas, quienes encontrarán una nueva y alternativa oferta comercial de insumos biológicos idóneos para hacer transitar sus sistemas productivos hacia modelos productivos más sostenibles, eficientes y menos contaminantes, dijo el representante del IICA.

Indicó que el proyecto tendrá un periodo de ejecución de 18 meses, e incluye un monto para los cuatro país beneficiados de 199 mil 568 dólares, con contrapartidas nacionales, que en el caso de República Dominicana es de 15 mil 508 dólares, aportados por el CONIAF.

Frank Lam manifestó que en materia de bioinsumos, la república Dominicana tiene que ir a la vanguardia en la región del Caribe, por el que el IICA seguirá apoyando al país para alcanzar ese posicionamiento.

Saludó la, cada vez más fuerte, tendencia global al uso de bioinsumos, la cual atribuye a motivaciones comerciales, políticas, de salud y ambientales, entre otras.

Juan Chávez recordó que “por ser el de los bioinsumos comerciales de uso agrícola un subsector emergente y de gran importancia en la agricultura moderna, el IICA, conjuntamente con el CONIAF, trabajan en apoyo a la construcción y fortalecimiento de su institucionalidad”.

La actividad contó con la presencia de destacados técnicos y personalidades de los sectores públicos y privados, incluyendo a Rafael Pérez Duvergé, director del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF), Manuel Durán, subdirector de Sanidad Vegetal, de Agricultura, Pedro Bretón, ex secretario de Agricultura.

El programa del taller incluyó temas relacionados con la conceptualización de bioinsumos y sus potencialidades, así como un análisis de la institucionalidad asociada a la evaluación, registro y control post registro de los bioinsumos comerciales de uso agrícola, entre otros.